fb travel twit travel

1-855-717-2227

logo consumer fl full

Los niños aprenden lo que ven

Todo padre que desee enseñarles a sus hijos el arte de administrar el dinero, debe comenzar administrando su dinero adecuadamente. Este punto es en el que muchos padres y madres bien intencionadas fallan.

Es de conocimiento general que los niños son como esponjas. Ellos no hacen las cosas como usted les dice sino como usted las hace. Los niños estudian los movimientos de los adultos y es lamentable que muchos tengan costumbres inapropiadas sobre el manejo del dinero.

A un grupo de niños de 8 y 9 años se les preguntó cuál era su temor más grande. Fue asombroso que un niño indicara que su temor era que tuviera que mantener a sus padres en un futuro.

Comprenderán que basado en esta respuesta era necesario preguntar el porque de su temor. El niño indicó que escuchaba discutir a sus padres casi todas las noches y su madre le decía a su padre: “Si continúas comprando esos aparatos electrónicos tan caros, terminaremos viviendo en una casa pobre. ¿Si esto sucede, quién nos va a mantener?

Lo que realmente asombra, es que al preguntarles a otros niños si se sentían de la misma manera, la mayoría respondió con una historia similar.

Entendemos que los padres desean lo mejor para sus hijos. Por esta razón, debe entender la importancia de que maneje correctamente sus finanzas. Los niños que observan que sus padres tienen altas deudas en sus tarjetas de crédito debido a compras innecesarias o vacaciones que no pueden afrontar, tienden a comportarse de una manera similar al ser adultos.

No importa que muchas personas piensen lo contrario, los niños que ven las cartas de cobro por deudas sin pagar o escuchan y atienden llamadas de cobro, están recibiendo una lección muy perjudicial para su futuro económico.

Muchos de estos niños lidiarán con sus problemas económicos por toda su vida. Este problema se podría comparar con el de los hijos de padres que no se alimentan correctamente o no se ejercitan, en el futuro muchos de ellos copian los hábitos que tenían sus padres.

Diez regalos desde su corazón

Este tipo de regalo usted no los verá en los centros comerciales. Nadie nunca nos ha dicho que los regalos originales y llenos de personalidad son sencillos de encontrar.

Se supone que los días festivos son para compartir con los seres queridos. Así que deje de ver estos días como momentos en los que se debe gastar mucho dinero. Es tiempo de enfocarse en dar regalos que realmente signifiquen algo.

A continuación sugerencias para gastar menos dinero y poner un poco de creatividad en sus regalos:

  • Recetas familiares – ¿Extraña alguna comida que le preparaba su abuela? Puede estar seguro que lo mismo le sucede a otro miembro de su familia. Intente recopilar todas las recetas familiares en un libro de cocina. Utilice sus destrezas para crear la cubierta del libro y añada fotos e historias para contar la historia de su familia por medio de este libro.

  • Video - ¿Quién no ha soñado con ser artista alguna vez en su vida? Pregúntele a su familia y amigos por historias graciosas y recuerdos favoritos del familiar al que le regalará el video. Usualmente, estas historias se comparten en ocasiones especiales como bodas o cuando las personas han fallecido. Esto es una excelente idea para padres y abuelos.

  • Regalos personalizados - Todos los regalos hechos en casa ofrecen lo que las grandes tiendas no pueden: todo el amor y esfuerzo que se ha puesto para prepararlo. Por ejemplo, puede hacer un rompecabezas de alguna foto familiar. A su vez, hay muchas tiendas donde se pueden añadir mensajes personalizados a tazas o marcos de retratos, un buen regalo para los abuelos. Otro regalo puede ser una foto restaurada del compromiso de sus padres o una foto familiar.

  • Reunión familiar - Al realizar este tipo de actividad le permite a sus familiares relajarse y disfrutar del día festivo. No tiene que ser una fiesta donde gaste mucho dinero, puede ser una cena, una parrillada, un pasadía en una playa o en un parque.

  • Periódico familiar – En muchas ocasiones puede ser difícil mantener informado de todos los sucesos a sus familiares, mucho más si viven en países diferentes. Un buen regalo sería crear un periódico donde incluya todas las cosas que han sucedido en su familia.

  • Regalos del mes – Puede que usted con sus talentos pueda crear su propio servicio de regalos del mes por menos dinero. Por ejemplo, puede hornear bizcochos, velas, flores o vegetales de su jardín, escribir un poema o lavar carros.

  • Tarjetas de teléfono prepagadas – Puede ser un buen regalo para los hijos universitarios o para familiares mayores que viven de un ingreso fijo. Esto significará que no dejarán de llamarlos debido a que tengan su presupuesto limitado.

  • Únase con otras personas – Esto se refiere a cuando un grupo de personas llegan al acuerdo de olvidarse de los regalos y reúnen dinero para disfrutar de algo en grupo. Por ejemplo: ir a un restaurante, pasar un fin de semana en una playa u hotel. Se trata de no enfocarse en cosas materiales sino en disfrutar de la compañía de los demás.

  • Comparta su alegría – Es mejor dar que recibir, así que considere dar algo a obras de caridad. Dígale a sus hijos que elijan uno de sus regalos y que lo donen a alguna obra de caridad, o haga un evento familiar para prepararle una cena de navidad a una familia necesitada.

  • Su tiempo – Este puede ser el regalo más valioso. Este regalo puede tomar la forma que usted desee, pero al formalizar su oferta se convierte en un regalo valioso para colocarlo bajo el árbol de navidad. Considere cuidar los hijos de sus familiares por una noche para que ellos puedan disfrutar de una cena romántica. También puede cuidar de las mascotas, ayudar en proyectos difíciles, arreglar el patio, sembrar plantas o ayudar a construir un salón de juegos. Ofrezca su tiempo y su experiencia para ayudas a sus seres queridos en cosas que ellos necesiten, como aprender a utilizar una computadora o preparar una receta familiar.

Cinco reglas para manejar bien el dinero

Llevar un presupuesto mensual es la clave para manejar adecuadamente el dinero. Este nos ayuda a organizarnos, ahorrar, invertir y mantener un nivel adecuado de deudas. A continuación algunas reglas a seguir para que usted maneje su dinero y no al revés.

  • Regla #1:

    Prepare un presupuesto balanceado. El proceso de preparar un presupuesto es sencillo pero en muchas ocasiones no lo hacemos por falta de tiempo o de interés. El balancear sus gastos con sus ingresos puede resultar una tarea difícil y en algunos casos casi imposible. Esto no lo podrá realizar si no establece una estrategia.

    Lo importante es que usted sepa cuánto gastar y cuánto ahorrar. Al momento de realizar el presupuesto e identificar sus gastos, debe establecer prioridades.

    Los expertos recomiendan que no gaste más del 30 por ciento de sus ingresos en gastos generales del hogar, tales como la renta o hipoteca, seguro e impuestos de la casa, entre otros.

    A su vez, se recomienda que no exceda el 16 por ciento de sus ingresos en gastos de transportación.

    Es importante que intente ahorrar 10 por ciento de su ingreso mensual y destinarlo a la creación de un fondo de emergencia, abrir una cuenta de ahorro o invertirlo.

    El 44 por ciento restante, se puede destinar a otros gastos como: alimentos, educación, gastos médicos, educación o pago de deudas.

    Recuerde mantener un nivel de endeudamiento adecuado. En la regla 4 le sugerimos que este por ciento no debe exceder el 20 por ciento de sus ingresos mensuales.

  • Regla #2:

    En la regla anterior le sugerimos que separara una cantidad para ahorro o para inversión. Pues la segunda regla es invertir su dinero.

    Destinar parte de los fondos ahorrados para invertirlos es una buena forma de poner a rendir su dinero. Es muy importante que cuente con la ayuda de un experto financiero o que tenga el conocimiento adecuado de este tema, para que invierta en instrumentos seguros. Para que este dinero le rinda fruto, debe mantener la inversión sin tocarla por un buen tiempo (estimado de tres a diez años). Sea paciente y cauteloso.

  • Regla #3:

    Diversifique. No se recomienda que coloque todos los huevos en la misma canasta, es la regla número uno de las finanzas. Los expertos prefieren recomendar para inversionistas jóvenes (por lo general más intrépidos y con menor aversión al riesgo) una distribución del 50 por ciento en acciones o fondos mutuos, 30 por ciento en bonos y 20 por ciento en dinero en efectivo. En cambio, cuando el inversor es una persona adulta, un 50 por ciento en bonos, 30 por ciento en acciones o fondos mutuos y 20 por ciento en dinero parece ser la combinación perfecta.

    Recuerde que puede elegir con la ayuda de un experto en inversiones la opción adecuada para usted.

  • Regla #4:

    Maneje adecuadamente sus deudas. No permita que las deudas lo atrapen. Se recomienda que sus deudas mensuales no excedan el 20 por ciento de sus ingresos mensuales.

    Si al analizar su nivel de endeudamiento, encuentra que está en el límite o que se excedió, busque ayuda de un profesional que pueda orientarlos sobre las alternativas a problemas de deudas.

    Puede intentar arreglos de pago directamente con su acreedor, consolidación de deudas, refinanciamientos o planes de pago mediante agencias de consejería.

    El seguir estas reglas al pie de la letra puede tomarle tiempo, pero sin lugar a dudas estos consejos lo ayudarán a mantener sus finanzas balanceadas y lejos de números en rojo.

    En CONSUMER podemos orientarlo sobre como utilizar adecuadamente su dinero y evitar el endeudamiento excesivo. Un consejero certificado puede ayudarle a preparar un presupuesto que le permita cumplir con sus obligaciones mensuales y comenzar a ahorrar dinero para su futuro. Para citas puede comunicarse al 1-800-717-2227.

A las mujeres no les alcaza el dinero

Algunas mujeres tienen salarios más bajos que los hombres y situaciones financieras que las ponen en desventaja. Muchas de estas mujeres sufren de un síndrome psicológico paralizante que les impide lograr la meta de tener suficiente dinero.

El dinero no puede comprar la felicidad, pero no tener suficiente dinero hace que te sientas miserable, en lo que muchas mujeres y madres solteras podrían estar de acuerdo.

Aunque en las últimas décadas las mujeres han logrado avances en la incorporación a la fuerza laboral y en el reconocimiento de sus derechos, estadísticas señalan que todavía se encuentran financieramente en desventaja.

Las mujeres representan un sector en alto crecimiento de declaraciones de quiebra. La mayoría son jefas de familia. Algunas de las razones por las que deciden radicar quiebra son:

  • Tienen un ingreso bajo

  • No tienen ahorros para sobrellevar situaciones financieras difíciles

  • Han adquirido mucha deuda

  • Los beneficios del Seguro Social que reciben representan casi la mitad que la de los hombres

A continuación algunas preguntas que puede realizarse para conocer si tiene problemas de dinero.

  • ¿Se siente preocupada por sus deudas?

  • ¿Considera que se le hará difícil cumplir con todos sus compromisos mensuales?

  • ¿Cree que no tiene conocimientos financieros y que no es capaz de aprender sobre asuntos de dinero?

  • ¿Piensa que usted tiene la culpa por no tener suficiente dinero?

  • ¿Esconde su falta de conocimiento sobre el dinero?

  • ¿Mantiene su secreto alejado del resto del mundo?

Si respondió afirmativamente a dos o más preguntas, usted podría estar enfrentando problemas con su dinero.

Es muy importante que busque orientación a la brevedad posible. Consumer Credit Counseling of Puerto Rico, tiene consejeros que pueden orientarle acerca de cómo utilizar adecuadamente el dinero, la importancia de hacer un presupuesto, y ofrecerle recomendaciones para ahorrar, fuentes de ingreso y salir de deudas.

El paso más importante es tener una actitud positiva y estar dispuesto a buscar ayuda y aprender lo que hasta el momento desconoce.

¿Cómo te fue este año?

Ya este año está por terminar y es un buen momento para realizar un análisis de cómo están sus finanzas. ¿Pudo cumplir con sus proyectos? ¿Ahorró lo que deseaba? ¿Fueron suficientes sus ingresos? ¿Le quedaron muchas cosas por cumplir? ¿Tiene más deudas? ¿Qué piensa hacer con su dinero el próximo año?

Estas preguntas lo ayudarán a evaluar como le fue este año y a establecer sus objetivos para el próximo. Para hacer esto tiene que tener un buen plan.

Una vez que tiene ese plan hay que ver si reflejó todo lo que sucedió a lo largo del año. Si se propuso ahorrar una cantidad de dinero determinada, debe ver si logró ese punto. Si no pudo cumplir esa meta, hay que analizar por qué sucedió esto. Muchas veces hay pormenores o gastos imprevistos que hacen que no cumplamos esas metas. Por ejemplo, reducción de ingreso, el nacimiento de un hijo, una enfermedad, una operación de urgencia o algún siniestro que no pueda cubrir el seguro.

Por esta razón, debe realizar un presupuesto mensual para establecer como gastará su dinero. Al realizar el mismo debe identificar sus ingresos, gastos y deudas. Es vital que establezca prioridades en sus gastos basándose en sus necesidades. Establezca límites para gastar. Si le sobra dinero utilícelo para incrementar la partida del ahorro o para reducir deudas.

Reconozca los avisos de que se acerca un problema económico. Si usted experimenta alguna de las siguientes señales, podría encaminarse a una crisis: un atraso en su pago de hipoteca, utiliza su tarjeta para realizar compras que usualmente paga en efectivo, deja de pagar algunas deudas para cubrir otras o recibe cartas de cobro de los acreedores.

No sufra en silencio, actúe y busque ayuda. No le tema a sus acreedores, comuníquese con ellos tan pronto descubra que tiene un problema. Podría negociar algún arreglo con su acreedor de manera tal que no se afecte su crédito y pueda cumplir con el compromiso adquirido.

Recuerde que el éxito financiero está en sus manos. “No deje que su historia controle su destino y que su pasado determine su futuro.”

Consejos para comenzar el año nuevo y salir a flote de las deudas navideñas

Una vez termina la época navideña, son muchos los consumidores que se encuentran perseguidos por los fantasmas de los días festivos, como son las llamadas de sus acreedores y los estados de cuenta de sus tarjetas de crédito. La satisfacción de comprar y de celebrar las festividades puede convertirse en pánico y miedo para aquellos que no controlan sus gastos en esta época.

A continuación algunos consejos que pueden ayudar a realizar un presupuesto:

  • Haga una resolución de Año Nuevo – Cuadrará su chequera cada vez que reciba su ingreso para asegurarse que no gastará más de lo que recibe.

  • Revise sus deudas periódicamente – Puede utilizar un archivo o una caja fuerte para sus cobros y estados de cuenta. Guarde por separado los estados de banco, documentos de contribuciones sobre ingresos, estados de cuenta de tarjetas de crédito, recibos médicos, estados de su hipoteca y otros. Esté pendiente de las fechas de vencimiento de sus deudas.

  • Haga un presupuesto mensual – Su presupuesto es el plan de cómo gastará su dinero. Para realizar este presupuesto, determine su ingreso mensual, sus gastos recurrentes (hipoteca, renta, comida, transportación, ahorro, entretenimiento, etc.). Luego identifique otros gastos como: ropa, mantenimiento, regalos, compra de artículos para el hogar, compras con tarjetas de crédito y vacaciones.

  • Establezca prioridades en sus gastos – Debe establecer prioridades basándose en sus necesidades versus sus deseos. Establezca límites para gastar y determine el costo estimado de cada gasto. Si le sobrara dinero luego de cubrir todos sus compromisos, puede utilizar el dinero para reducir deudas o para ahorrar. Utilice los ingresos extra para incrementar sus ahorros. Busque maneras de reducir sus gastos diarios.

  • Desarrollo un plan de ahorro diversificado – El ahorro no debe limitarse a su plan de retiro solamente. Es importante ahorrar para la compra de una vivienda o vehículo, o para cubrir gastos médicos. Realice depósitos regularmente a una cuenta de ahorro para cubrir esos gastos. Asegúrese de obtener beneficio de los planes de ahorro de su patrono.

  • Reconozca tempranamente los avisos de que se acerca a un problema – Si usted experimenta alguna de las siguientes señales podría encaminarse a una crisis económica: se atrasa en el pago de su hipoteca en enero, utiliza el crédito para comprar cosas que usualmente paga en efectivo, deja de pagar algunas deudas para cubrir otras, recibe cartas de cobro o llamadas de sus acreedores. Actualmente, más de un 25% del ingreso está comprometido para pagar deudas de tarjetas de crédito.

  • No sufra en silencio, actúe y busque ayuda. Comuníquese con sus acreedores o busque consejería financiera - No le tema a sus acreedores. Tan pronto usted sepa que tiene un problema, comuníquese con sus acreedores, explique su situación y que está haciendo para cumplir con sus obligaciones. Dependiendo de la política de sus acreedores y su situación, de su crédito y su historial de pago, usted podría negociar algún arreglo con su próximo pago. Recuerde sus acreedores prefieren tenerlo como cliente a perderlo porque radique una quiebra o le ejecuten su vivienda.

Es muy importante que antes de buscar ayuda verifique los servicios que las diferentes agencias proveen. Verifique si la agencia ofrece consejería financiera sin obligarlo a firmar ningún documento para acogerse a un plan de repago de deudas. Pregunte a la agencia los cargos y costos del servicio y su afiliación nacional. Descubra si la agencia es miembro de la NFCC, lo que significa que le ofrecerá servicios de calidad.{/toggle}

¿Cuánto dinero deseas ganar este año?

Muchas personas creen que la cantidad de dinero que pueden llegar a ganar durante un año determinado, es uno de los factores sobre los cuales ellos tienen poco o ningún control. Sin embargo, todos tenemos la posibilidad de determinar nuestros ingresos.

No sólo hay que ganar lo suficiente para subsistir, sino lo necesario para lograr nuestras metas y los sueños que seguramente ya hemos encontrado. Con este objetivo en mente, al determinar los ingresos que deseamos obtener, debemos fijarnos una cifra que exija un mayor esfuerzo de nuestra parte; una cifra que demande el uso de nuestro verdadero potencial.

Pero ¿cómo identificar esta cifra? Piense en las entradas que genera en su año más productivo e increméntelas en un 50%. Por ejemplo, si éstas fueron de 20.000 dólares, fije su meta para los próximos doce meses, en 30.000 dólares.

El siguiente paso es determinar qué cantidad o volumen de ventas tendrá que hacer, de su respectivo producto o servicio, para ganar dicha cantidad. Por ejemplo, si sus ingresos equivalen a una comisión de un 10% sobre el volumen total de las ventas que realiza, esto significa que tendrá que vender un total de 300.000 dólares para poder ganar 30.000 dólares. Entonces, este volumen total de ventas se convierte en una de sus metas para los próximos doce meses.

Tome esta meta y divídala en pasos más pequeños. Determine cuál deberá ser su meta de ganancias mensuales. Recuerde que la mejor forma de alcanzar una meta, por más grande que ésta pueda parecer, es fraccionándola en metas más pequeñas, en objetivos y actividades que pueda llevar a cabo todos los días.

Si toma los ingresos anuales que desea percibir y el volumen de ventas que deberá generar para poder conseguirlo y lo divide entre el número de meses y semanas que trabaja durante el año, podrá determinar cuáles deben ser sus metas financieras mensuales y semanales.

Después, deberá determinar objetivos específicos a plazos aún más cortos. Esto equivale a determinar sus ingresos y volumen de ventas.

No combine placeres y deberes

A partir del momento en que haya realizado estos cálculos, mientras esté en su trabajo rehúse hacer cualquier actividad que no le genere dinero.

Identifique, en su trabajo o negocio, aquellas acciones que afectan su productividad y que si las ejecuta debidamente, podrán aumentar sus entradas.

¿Cuáles son las acciones que pertenecen a este 20% que afecta su productividad, si no las lleva a cabo? Son aquellas que contribuyen a su desarrollo personal o que, de una u otra manera, lo acercan a la realización de sus sueños o metas.

Muchos profesionales en particular aquellos que tienen horarios flexibles y requieren salir constantemente de la oficina tienden a mezclar sus deberes profesionales con otras actividades que no tienen nada que ver con su trabajo y que, obviamente, no pagan quince dólares la hora (compras de la casa, lavar el carro, hacer llamadas telefónicas personales o cualquier otra forma de perder el tiempo).

No se puede actuar de esta manera y aún así, pretender ganar 30.000 dólares anuales, ya que esto sería una violación de la ley de la causa y el efecto.

Cuando esté en su trabajo, pregúntese si la actividad que está realizando, o está a punto de realizar, forma parte del 20% que producirá el 80% de tu éxito.

El sólo hecho de saber cuánto vale una hora de su tiempo, basado en las metas financieras que desea alcanzar, le permite valorarlo mejor y lo ayuda a tomar decisiones mucho más acertadas en cuanto a cómo invertirlo.

Como profesional, lo único con lo que verdaderamente cuenta para ofrecer es su tiempo, así que utilícelo sabiamente.

Comience el año ahorrando

El comenzar un nuevo año nos brinda la oportunidad de empezar con el pie derecho. Si el pasado año no estuvo favorable o si tuvo problemas económicos, le presentamos algunos consejos para que este año sea diferente:

  • Es fundamental vivir dentro de sus propios medios.
  • Cree un fondo de ahorro para emergencias y gastos personales, con el fin de cubrir imprevistos como accidentes y enfermedades.
  • Cuente con un plan de protección, como son los seguros de vida médicos, y los seguros a terceros. Esto se considera crucial para un ahorro óptimo.
  • Lo más importante es realizar un presupuesto y lograr que este funcione.
  • Invierta el dinero adicional cuando reciba pagos de sueldos o ganancias inesperadas.
  • Deje la chequera y tarjetas de crédito en casa para evitar caer en compras impulsivas e innecesarias.
  • Pague las cuentas a tiempo y así evite penalidades y recargos financieros.
  • Haga que el presupuesto sea cómodo. No tendrá éxito si prepara un presupuesto demasiado estricto y no puede ajustarse a él.
  • Vea el ahorro como un gasto fijo.
  • Comience a registrar y guardar copias de recibos, facturas y documentos.
  • Revise su presupuesto regularmente para ver como este progresa.
  • Para los que piensan en el ahorro a corto plazo, se sugiere comprar una alcancía y depositar en ella todos los días. Cuando menos lo piense, tendrá acumulado en monedas su próximo viaje de vacaciones, con todos los gastos pagados.

Estos consejos pueden ayudarlo a que este año sea diferente al pasado. Algunas personas piensan que la solución a los problemas económicos es tener más dinero, pero si no controlamos nuestros gastos y seguimos estos consejos, el resultado podría ser el mismo a años anteriores.

Intente realizar un presupuesto y seguirlo al pie de la letra. Busque ayuda profesional de agencias como CONSUMER, donde un consejero certificado puede orientarlo y presentarle alternativas y consejos para mejorar su presupuesto. El momento de ahorrar es ahora.

Recomendaciones ahorro de energia

Existen diferentes formas en que se puede ahorrar dinero y energía eléctrica sin afectar la calidad de vida. A continuación algunas consejos sugeridos por expertos en el área, fáciles de implementar y otros que le requerirán un esfuerzo mayor para encaminarse al ahorro de energía y dinero.

Al lavar y secar ropa

  • Lave la ropa en agua tibia o fría y enjuáguela con agua fría. Use el agua caliente solamente cuando sea necesario.
  • Lave una carga completa por vez, pero sin sobrecargar el equipo. Una carga pequeña en la lavadora consume igual cantidad de energía eléctrica que una carga completa.
  • Al utilizar una secadora, espere hasta acumular una carga completa.
  • Además, separe las cargas para el secado en prendas livianas y de abrigo.
  • Las prendas livianas se secan en menos tiempo, por lo tanto la secadora puede estar en funcionamiento menos tiempo con estas cargas.
  • Seque las prendas en cargas consecutivas ya que la secadora conservará el calor de la carga anterior.
  • Limpie bien el filtro de pelusa luego de cada carga. Un filtro tapado limita el flujo de aire y reduce el rendimiento de la secadora. Además, verifique los conductos de ventilación periódicamente para asegurarse de que no haya obstrucciones.
  • No seque las prendas más de lo preciso. Un secado excesivo produce arrugas, limita la vida de la tela, genera electricidad estática y consume más energía eléctrica.
  • Si utiliza la secadora, cuelgue de inmediato la ropa al finalizar el ciclo para evitar plancharla.

Planchar

  • No deje la plancha encendida innecesariamente.
  • Acumule la mayor cantidad posible de ropa para planchar.
  • Planche primero la ropa que necesita menos calor.
  • Apague la plancha unos minutos antes de terminar de planchar y finalice con el calor que le queda.

Al utilizar cortadora de grama eléctrica

  • No deje la cortadora encendida si tiene que interrumpir su labor.
  • Mantenga las cuchillas bien afiladas.
  • Engráselas a menudo para mayor eficiencia.
  • Compre una cortadora de capacidad adecuada a sus necesidades.

Acondicionador de aire

  • Determine el tamaño adecuado.
  • Utilice el mismo en épocas de calor, pero no lo encienda desde tempranas horas.
  • Apague la unidad si la habitación va a estar desocupada por tiempo prolongado.
  • Mantenga cerradas las puertas y ventanas exteriores para evitar escapes de aire.
  • Evite usar enseres que generen calor dentro de la habitación, tales como: televisores, planchas, secadores de pelo y otros.
  • Limpie el filtro por lo menos una vez al mes.

Estufa eléctrica

  • Planifique sus comidas con anticipación para aprovechar mejor el calor de la estufa.
  • Use recipientes con tapa, de fondo plano, y del tamaño de la hornilla que use para evitar pérdidas de calor.
  • Encienda la hornilla cuando tenga los ingredientes listos para cocinar.
  • Apague la hornilla minutos antes de que los alimentos estén totalmente cocidos, ya que el calor de la hornilla puede terminar de cocinar los alimentos.
  • Use ollas de presión para cocinar.
  • Nunca hierva agua en un recipiente destapado.

Nevera o congelador

  • Ajuste el nivel de enfriamiento de la nevera y el congelador.
  • Evite abrir la puerta con frecuencia para que no se escape el frío.
  • Asegure que el sello de goma alrededor de la puerta cierre herméticamente.
  • No ponga alimentos calientes en la nevera.
  • Al comprar una nevera o congelador, escoja uno de acuerdo a las necesidades de la familia.
  • Cuando se vaya de vacaciones vacíe la nevera, límpiela, desconéctele y deje la puerta abierta.
  • Controle el enfriamiento al nivel óptimo. Los refrigeradores y congeladores pueden ser un área de pérdida significativa de energía eléctrica.
  • Asegúrese de que estén tan llenos como sea posible y de que las juntas herméticas estén en buen estado. Esto disminuirá la pérdida de energía cuando abre la puerta.
  • Para un mejor funcionamiento, mantenga la temperatura del refrigerador entre los 37 °F y 40 °F.
  • Mantenga la comida lejos de las paredes internas para que el aire frío pueda circular más rápido.
  • Mantenga limpias las bobinas del condensador del refrigerador. Límpielas cada seis meses.
  • Evite colocar refrigeradores o congeladores en lugares no acondicionados como garajes.
  • Piense con cuidado antes de decidir colocar su antiguo refrigerador en el garaje o sótano para utilizarlo como almacenamiento adicional. Muchos refrigeradores secundarios no están certificados por ENERGY STAR y generalmente utilizan un 75% más de energía que los modelos más recientes de ENERGY STAR.

Calentador de Agua

  • Baje el termostato del calentador de agua. Una temperatura de 120 °F es adecuada.
  • Tome duchas rápidas en lugar de baños de inmersión. Así reducirá drásticamente la cantidad de agua caliente necesaria.
  • Instale regaderas de ducha y aireadores de llaves de bajo flujo. Es probable que no advierta la diferencia en el flujo de agua, pero estos dispositivos pueden reducir el consumo de agua hasta un 50%.
  • Instale un temporizador para el calentador de agua. Programar un temporizador para que caliente agua de cuatro a cinco horas por día o menos tendrá como resultado un ahorro mensual considerable.

Cocinar

  • Cocinar porciones pequeñas en el horno de microondas o en el horno tostador genera menos calor que la cocina u horno y puede reducir el consumo eléctrico para cocinar hasta un 80%.
  • Use las ollas del tamaño correcto en los quemadores de la cocina eléctrica. Una olla de 6 pulgadas en un quemador de 8 pulgadas desperdicia más del 40% del calor del quemador.
  • EL CONSUMO FANTASMA o el consumo de energía en espera se refiere al consumo de equipos electrónicos y electrodomésticos mientras están apagados o en modo de espera. Para evitar el consumo fantasma se pueden desconectar los electrodomésticos o utilizar una toma múltiple y apagar el interruptor de la toma múltiple para cortar toda la electricidad a los electrodomésticos. Esto puede ahorrar hasta $100 al año.

Iluminación

  • Utilice pequeñas lámparas en áreas de trabajo como escritorios para trabajar sin iluminar toda la habitación.
  • Apague las luces cuando no necesite usarlas y utilice censores de movimiento si le resulta práctico.
  • Utilice las bombillas compactas fluorescentes (CFL) certificadas por ENERGY STAR. Utilizan tres cuartos menos de electricidad, generan 75% menos de calor y duran hasta 10 veces más que la iluminación incandescente estándar.
  • La iluminación exterior puede estar encendida muchas más horas que las luces en el interior. Instale CFL y las nuevas luces exteriores certificadas por ENERGY STAR.

Algunas de estas sugerencias para el ahorro de energía eléctrica podrían requerir una inversión monetaria superior. No obstante, a largo plazo, resultan convenientes para ahorrar dinero.